Estudio sobre aplicación de la inteligencia artificial

Estudio sobre aplicación de la inteligencia artificial
Edición
2021

Compartir:

Fecha publicación
Colección / Serie

El estudio sobre aplicación de la inteligencia artificial (IA) está enfocado a evaluar las opiniones de la ciudadanía con relación a la implementación de la novedosa tecnología IA en diferentes ámbitos de nuestra vida cotidiana como asistentes personales, vehículos o la sanidad.


Hay un mayor grado de interés en el uso de IA en automóviles y asistentes virtuales, mientras que su desarrollo como prescriptores inteligentes de compra y consumo de contenidos, así como su aplicación en el ámbito médico, generan menor tasa de interés y cierto recelo en su seguridad.


IA en automóviles
El desarrollo de aplicaciones de IA en vehículos es el avance que despierta mayor tasa de interés entre algo más de la mitad de la población, el 55%. Es también el desarrollo por el que las personas con edades entre los 25 y 34 años muestran más entusiasmo, con un interés medio de 7, el más alto entre todos los segmentos y todos los posibles desarrollos de IA.


IA en asistentes virtuales
El 51% de los encuestados consideran que este tipo de asistentes inteligentes son muy o bastantes interesantes y solo al 17% no parece que les genere el mínimo interés la posibilidad de utilizar un dispositivo digital de este tipo.


IA como prescriptor de compra digital
El 29% de la población internauta considera interesante el uso de la IA como elemento de prescripción de compra y consumo de contenidos digitales, el porcentaje más bajo de todos los elementos analizados. Únicamente entre las personas de 25 a 34 años se observa un mayor interés en este uso de la IA, aunque a medida que aumenta la edad de la persona desciende el interés en este tipo de dispositivos.


IA en el ámbito médico
Cuatro de cada diez personas están interesadas en el desarrollo de la lA en el ámbito médico, mientras que el 26% no se muestra muy favorable a su implementación. Este tipo de tecnología no genera mucha confianza entre la ciudadanía y un 31% desconfía abiertamente de su aplicación en la medicina.